Hace aproximadamente treinta años pude cumplir el sueño de abrir mi propio estudio de danza. Recuerdo la alegría de poder lograrlo, fue con arduo esfuerzo pero la pasión por enseñar me llevaba al objetivo.
Con mis hijitos muy pequeños en cochecito de bebe doble y uno caminando, fui trayendo barra por barra, previamente ya colocados los espejos y un equipo de música viejo pero espectacular, así comenzó esta hermosa realidad.
Mi primer cartel fue: VOS TAMBIÉN PODES BAILAR!!!
Al poco tiempo el estudio se iluminó con pequeñas alumnitas, adolescentes y adultas que me ayudaron aún más a cumplir el sueño maravilloso de crear un estudio de danza al cual le pude dar un perfil serio y profesional y así brindarles a los egresados de la escuela la posibilidad de lograr una salida laboral.
Es así que después de recibirse la primera promoción de profesores, tengo la satisfacción de saber que varios de ellos se encuentran aún recorriendo y disfrutando el camino de la danza, algunos en comedias musicales, otros dictando clases, en compañías para eventos varios, etc..
Que más puedo pedir, mucho más todavía!! porque tengo tanto para dar…
Sigo aprendiendo, de mis profesores y también de mis alumnos, ellos son los que me inspiran día a día sólo por el hecho de pedirme los horarios y tocar el timbre con entusiasmo para realizar la clase. Gracias a la vida por mis hijos hermosos y una carrera apasionada

El estudio abre las puertas a todas las personas que desean conocer el mundo de la danza.
Las clases están agrupadas en diferentes niveles. Un buen profesor está capacitado para dictar clases a alumnos de cero experiencia, de intermedia o de excelencia,
Todos deben disfrutar el aprendizaje, por eso contamos con horarios denominados FILTRO donde recibirán la didáctica y pedagogía acorde al nivel del grupo. De este modo el alumno se va superando día a día logrando más confianza en sí mismo con respecto a la disciplina elegida.
No hay límite de edad!

¡Vos también podes bailar!